lunes, 13 de octubre de 2014

11 de octubre: Aula Viva Los orígenes de nuestra ciudad.

El pasado 11 de octubre de 2014 celebramos nuestra cuarta Aula Viva para conocer los orígenes de Las Palmas de Gran Canaria y el Cementerio de Vegueta. La actividad se inició en la puerta de acceso al primer cementerio con que contó nuestra ciudad, el cual data de principios del siglo XIX.

El recinto, declarado Bien de Interés Cultural, está lleno de "guiños" masones que nos hablan de su arraigo entre las clases burguesas del siglo XIX.

Allí rendimos homenaje a los "palmenses" que en vida dejaron una huella imborrable en nuestra ciudad y nuestra cultura, huella que muchas veces mereció el reconocimiento público mediante el rotulado de calles con sus nombres.

Desde ese espectacular lugar nos trasladamos por la "Calle de los Reyes" hasta San Antonio Abad, lugar en el que Juan Rejón fundó el Real de Las Palmas el 24 de junio de 1478. Tuvimos tiempo para buscar a una explicación a porqué el desembarco castellano se produjo ese día y no otro, compartiendo la teoría de Juan Gabriel Santiago Casañas sobre los ciclos lunares y la fiesta de la cosecha de los primeros canarios.

En el recorrido posterior por Vegueta y Triana repasamos los diferentes conventos con que contaba Las Palmas de Gran Canaria y como a partir de la desamortización de Mendizabal se creó a mediados del XIX el entorno central de nuestra  trama urbana que hoy conocemos.

La actividad se realizó siguiendo un mapa del siglos XVII. Entramos por "la puerta de los reyes" y salimos por la "puerta de Triana". En todo momento nos apoyamos en las descripciones que hace ya más de 100 años realizó Domingo J. Navarro de Las Palmas.

Al final del Aula Viva los asistentes compartimos algunas reflexiones. Sobre todo la conclusión de que somos unos grandes desconocedores de nuestra propia historia y el pensamiento de que nuestra cultura y devenir histórico, desde hace miles de años, es maravilloso y digno de conocer por las próximas generaciones de canarios y canarias.


El texto que adorna la entrada al cementerio.
El reloj alado, símbolo de la fugacidad de la vida. 
Chil y Naranjo, fundador del Museo Canario.
El "ojo que todo lo ve", símbolo universal de los masones. 
Extraña tumba inglesa centenaria, con un templo de 12 columnas y ningún símbolo cristiano. 
Tumba de los primeros mártires del movimiento obrero en las islas.
Camino hacia donde estuvo la puerta "de los reyes".
En el lugar justo donde se fundo nuestra ciudad.
Calle de San Marcial, la más antigua.

La torre, único resto del Convento de San Agustín.
Ayer y hoy del mercado municipal.
Placa que nos recuerda que desde el Convento de San Francisco partió el Plátano hacia América.
No podía faltar el paseo por Triana, recordando sus inicios y arquitectura.
Raíles en Triana, un error ya que no son de "La Pepa".
Terminamos el recorrido apunto de "salir de la portá".


No hay comentarios:

Publicar un comentario